El más limitado

✓  LIVRÉ AVEC UN CERTIFICAT D'AUTHENTICITÉ


Las zapatillas más raras: ediciones limitadas y colaboraciones de prestigio

De los campos deportivos a la calle

Un elemento imprescindible en nuestros armarios - para hombres así como para mujeres -En las últimas décadas, la zapatilla se ha convertido en un auténtico objeto de coleccionista, raro y codiciado. Pero no siempre fue así.

Para volver a los orígenes de las zapatillas, tenemos que retroceder en el tiempo... hasta finales del siglo XIXème siglo. La industria del caucho estaba en pleno auge y los usos de este nuevo y revolucionario material se diversificaban. En 1916, la empresa Keds -fundada por la United States Rubber Company- comercializó los primeros zapatos con suela de goma: había nacido la zapatilla deportiva.

Cómodas y discretas, las zapatillas de deporte se están abriendo paso rápidamente en el corazón de los consumidores estadounidenses. Su nombre, derivado del verbo inglés sneak, hace referencia a una de las grandes ventajas de estas nuevas zapatillas, que permiten moverse sin hacer ruido.

En 1917, la marca Converse lanzó el modelo All Star, destinado a las canchas de baloncesto. Se hizo historia. Mientras Converse seguía creciendo, Adidas, Puma y Nike entraron en el mercado del calzado deportivo. El futuro de la zapatilla se jugará en el parqué de la NBA.

Para consolidar su reputación, las marcas de ropa deportiva firmaron colaboraciones con jugadores de baloncesto emblemáticos (Chuck Taylor x Converse, Michael Jordan x Nike) que popularizaron las zapatillas entre los jóvenes estadounidenses. De los campos de deporte a la calle sólo hay un paso.

La llegada de la cultura de las zapatillas

Desde los años sesenta hasta los noventa, la zapatilla de deporte se convirtió gradualmente en parte de la cultura pop. Adoptada por los b-boys -entusiastas del breakdance- y la cultura del hip-hop bajo el impulso del mítico trío Run-DMC, la zapatilla se democratizó.

Al mismo tiempo, las marcas de ropa deportiva estaban librando una guerra sin cuartel con un montón de noticias Era una batalla para ver quién equipaba sus nuevos modelos con la mejor tecnología y lanzaba las combinaciones de colores más populares.

En 1989, en su película Do the Right Thing, Spike muestra a un joven de Brooklyn limpiando su par de Air Jordan 4 con un cepillo de dientes después de que una bicicleta las haya atropellado: había nacido la cultura de las zapatillas. Las zapatillas de deporte son ahora preciosas piezas de coleccionista, raras y codiciadas.

Zapatillas y alta costura, cuando las zapatillas se suben a la pasarela

Ante el encaprichamiento de los sneakerheads, los gigantes de las zapatillas entienden que los coleccionistas buscan modelos cada vez más raros y exclusivos.

Adidas, Nike, Jordan, Converse y Yeezy han ido sacando ediciones limitadas y colaboraciones de prestigio: Off-White, Travis Scott, Sakai, Bape, Comme des Garçons... Poco a poco, la zapatilla ha pasado de ser un calzado mainstream a un accesorio de moda raro y codiciado. Al igual que Virgil Abloh, Pharrell Williams y Kanye West, ahora coquetea con las casas de alta costura más emblemáticas, sin negar nunca su ADN, y firma la reconciliación entre el lujo y el streetwear. Chanel, Dior, Prada: ¡los coleccionistas se hacen con las colaboraciones más raras y prestigiosas!

Zapatillas raras y de colección

¿Qué es una zapatilla rara y de colección? Es sencillo: la ley de la oferta y la demanda rige el mercado de las zapatillas hoy en día.

Las ediciones lanzadas en números muy limitados se agotan en minutos. Una vez agotadas las existencias, estas zapatillas son inaccesibles en el mercado tradicional de los minoristas oficiales. La única manera de conseguir un par es a través de la reventa.

En este mercado de reventa, las zapatillas más raras pueden alcanzar precios de vértigo, como las Nike Air Mag BTTF o las Adidas Human Race NMD Pharrell Williams x Chanel.

Para ayudarte a conseguir las mejores zapatillas de colección, Kikikickz ha encontrado una selección de zapatillas raras y limitadas que no deberías perderte.