Tinker Hatfield, el arquitecto del éxito de Nike y Jordan Brand

Tinker Hatfield, l’architecte du succès de Nike et de la Jordan Brand

En los años ochenta, mucho antes de que el fenómeno de las zapatillas deportivas explotara y empujara a fabricantes de zapatillas históricos como Nike a rodearse de artistas destacados, los diseñadores eran en cierto modo estrellas que tenían todos los medios, o casi, para marcar la diferencia. En Oregón, donde la marca Swoosh tiene su sede histórica desde 1972, el hombre que se convertiría en el más famoso de estos diseñadores se distinguió rápidamente tanto por su imaginación como por su audacia. Tinker Hatfield no estaba destinado a una carrera así, al menos no en la división de calzado del fabricante, ya que fue como arquitecto que fue reclutado unos años antes de su primer éxito, el Air Max 1. ¿Cómo logró construir el éxito de Nike y la marca Jordan? Esa es la pregunta que intentaremos responder aquí en el blog de Kikikickz.

Del atletismo al baloncesto, el legado polideportivo de Tinker Hatfield.

En primer lugar, es importante subrayar la grandeza de la ambición que Nike mostró inmediatamente después de su creación. Esta ambición llevó a Nike a conquistar otros deportes que estaban en auge en ese momento, empezando por el baloncesto. La Air Force 1, la silueta que realmente le permitió entrar en la NBA, y así lograr uno de sus principales objetivos, nació en 1982. Esta conquista, por muy formidable que fuera, no estuvo exenta de consecuencias para la empresa estadounidense. Nike perdió algunas de sus plumas, sobre todo en el mercado del running, dando a sus competidores la libertad de volver a la carrera.

Nike Air Max 1: el nacimiento de un mito.

Precisamente en este contexto, a Tinker Hatfield se le ofreció un puesto de diseñador en la división de calzado de Beaverton. Su misión era tan sencilla de entender como compleja de llevar a cabo. El antiguo saltador de pértiga de la Universidad de Oregón, donde conoció al cofundador de Nike, Bill Bowerman, tenía la ardua tarea de diseñar un par de zapatillas de correr visualmente vanguardistas que superaran a las mejores del sector. Hatfield se inspiró en su mundo favorito, la arquitectura, durante una visita a París. Fue allí, en el corazón de la capital francesa, donde descubrió el Centro Pompidou, un edificio de estructura contemporánea cuya transparencia buscó reproducir a través de la inserción de una "ventana" en la suela de sus Air Max 1. Esta apertura pretendía y sigue pretendiendo hacer visible la tecnología de amortiguación Air, corazón del modelo lanzado en 1987 y de todas sus evoluciones que siguen garantizando la durabilidad de la gama Air Max.

Mucho más que una gama, la Air Max es un proyecto del que la comúnmente conocida como "La Parisienne" era sólo la primera piedra. Aprovechando su éxito, Tinker Hatfield recibió carta blanca para continuar y ampliar el sistema desarrollado por Frank Rudy en 1978, dándole el máximo espacio y visibilidad, de ahí el nombre de Air Max. En 1990, su visión se hizo realidad con el lanzamiento de la Air Max 3, que desde el año 2000 se conoce como Air Max 90.

Tinker Hatfield al rescate de Michael Jordan.

La temprana entrada de la Air Max 1 en el salón de la fama de las zapatillas dio a Hatfield tal legitimidad que la marca volvió a recurrir a él cuando estaba a punto de perder a Michael Jordan tras la temporada 1986-87 de la NBA. Tras el fracaso de su segundo modelo de firma creado conjuntamente por Bruce Kilgore, el padre de la AF-1, y Peter Moore, que ya se había hecho un nombre con las Air Jordan 1 y las Nike Dunk en 1985, el número 23 de los Chicago Bulls se planteó dejar el fabricante de equipamiento estadounidense. Este último recurrió entonces a su diseñador prodigioso para que acudiera al rescate. El resto es historia. Apoyándose en su emblemática burbuja de aire y en un diseño eficaz con, entre otras cosas, un estampado de elefante que se ha convertido en un culto, las Air Jordan 3 convencieron definitivamente a la leyenda del suelo para quedarse. Y sigue siendo una fuente inagotable de inspiración para diseñadores de renombre como Hiroshi Fujiwara, que lo volvió a visitar en 2020 para firmar las Fragment Design x Air Jordan 3 ''Black & White'', un imprescindible disponible en Kikikickz.

En los años siguientes, Tinker Hatfield y Michael Jordan mantuvieron lógicamente su lucrativa colaboración, con el resultado de unas zapatillas que sólo están a la altura del talento del jugador. Entre ellas se encuentra la Air Jordan 4, que puede tener en mente el colorway "Sail" de Off-White, y que sigue considerándose legítimamente una versión mejorada de la AJ3, así como la Air Jordan 5 con sus dientes de tiburón inspirados en el P-51 Mustang en la parte delantera del pie.

Decir que Tinker Hatfield ha dejado su huella en la historia de Nike, y de las zapatillas en general, sería quedarse corto. Sobre todo porque tiene muchos otros entrenadores clásicos en su haber. ¿Cómo no mencionar la Air Trainer 1 de 1987, que John McEnroe popularizó en la pista de tenis, o la Huarache de 1991 y su forro interior de neopreno similar al utilizado en las botas de esquí acuático? A él también le debemos las míticas Nike Air Mag que diseñó en 1989 para la segunda parte de la saga Regreso al Futuro. En resumen, Hatfield es un diseñador genial sin el cual Nike probablemente no habría podido convertirse en el líder mundial de la ropa deportiva que es hoy. Al menos no tan fácilmente. Sin embargo, este último es consciente de ello, ya que se esfuerza por perpetuar su legado a través de nuevas versiones de sus bestsellers, que puedes encontrar aquí en Kikikickz, en una colección única de ediciones limitadas para hombre y mujer.

Fotos: Complex


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados