Sean Wotherspoon, cuando el bombo rima con la ecología

1100€. Ese es el precio medio que habría que pagar para hacerse con las Nike Air Max 1/97 de Sean Wotherspoon en el mercado de reventa. Estamos hablando de uno de los precios más altos de los últimos años, un éxito que se hace aún más impresionante por el hecho de ser un modelo ecológico. En un momento en el que las colecciones responsables florecen entre todos los fabricantes de equipos, la 1/97 es la única zapatilla ecológica que realmente ha dado un golpe de efecto. Una verdadera obra maestra que permitió a Wotherspoon, cuyo nombre era desconocido para el gran público, realizar un ascenso meteórico.

Primer paso, segunda ronda

Sean Wotherspoon es la historia de un entusiasta de lo antiguo. Coleccionista desde muy joven, busca en Internet y en las tiendas de segunda mano de su ciudad natal, Richmond (Virginia), acumulando sapos y zapatillas. Para financiar su obsesión y liberar espacio, empezó a vender algunos de sus hallazgos con algunos amigos. Una página de Facebook, una caja de almacenaje y luego una tienda: así nació Round Two en 2013.


Aprovechando la creciente demanda de artículos de segunda mano, Wotherspoon y sus amigos se hicieron un nombre con su ecléctica selección, que abarca desde zapatillas deportivas inalcanzables hasta piezas retro de Nike, Polo o Supreme, así como merchandaising de rap de los 90. Con el éxito de su canal de YouTube, Round Two está creciendo rápidamente y atrayendo a personalidades. Wotherspoon se hizo un nombre, y pronto llamó la atención de Nike.

El Voto Adelante de Nike como trampolín

En 2017, Wotherspoon, que aún no era más que un comerciante de moda en Estados Unidos, fue invitado por el Swoosh a participar en el "Vote Forward": fue uno de los 12 "Revolutionairs", creativos de todo el mundo a los que se les pidió que idearan una nueva Air Max, la más popular de las cuales sería lanzada en el Air Max Day 2018. Wotherspoon ganó la votación con su ya famoso 1/97.


La silueta combina la suela de la Air Max 1 con la parte superior de la 97, y desde entonces ha sido reconocida como la firma del diseñador: colores brillantes que forman un conjunto armonioso, pequeños detalles que los sneakerheads adoran, como un mini-swoosh en el antepié, y sobre todo el uso de pana obtenida de materiales vegetales. Este elemento se inspiró en la ropa vintage de Nike y refleja las creencias de Wotherspoon como persona vegana y concienciada con el medio ambiente. Nombrada como uno de los pares del año 2018, la 1/97 sigue siendo, con diferencia, la zapatilla ecológica más popular en el mercado de reventa.

De ASICS a adidas, la marca Wotherspoon marca la pauta

Tras su primer éxito, Wotherspoon continuó su trabajo como diseñador de calzado. No con Nike, para disgusto de los aficionados, sino con ASICS y, finalmente, con adidas, con la que parece que aún tiene contrato. Sus diversas creaciones -Gel-Lyte III, Superstar, ZX 8000, Superturf...- se basan en sus códigos de diseño ecológico, terciopelo y paletas vitaminadas. Si no han igualado el éxito de la 1/97, mantienen la reputación de un fabricante de sombreros múltiples que ya está bien establecido.


Paralelamente a sus zapatillas, Wotherspoon ha multiplicado sus proyectos: collab de ropa con Guess, accesorios con Vespa, diseño con Porsche, reworks para grandes marcas y colecciones de upcycling con Round Two, que ya cuenta con 7 puntos de venta en todo el Atlántico... Hasta el lanzamiento de su propia marca, Late Lunch. Todo se ha sucedido para el fundador de Round Two, considerado ahora una referencia en el mundo del streetwear y de las zapatillas. No cabe duda de que nos tiene reservadas algunas agradables sorpresas en el futuro, y esperamos que tengan el mérito de promover la ecorresponsabilidad.