Billete - El Shox, el choque

Cuando te gusta la zapatilla, siempre recuerdas tu primer choque. El mío es el shox. No rejuvenece, pero el flashback nos sitúa a principios de la década de 2000. Con la decoración, los corredores y el patio de la universidad. Nunca hasta entonces había prestado gran atención a las patadas. Sin embargo, ya había habido el fenómeno de tiburones antes de eso y sus gradientes inéditos, que me habían hecho cosquillas, pero nada más. Ahí estaba demasiado. Muelles. Líneas agresivas. MUELLES.

Fue usado por uno de los chicos geniales del Bahut, como Little Caid, que ya estaba montando su motocicleta, respondió a los maestros, y era popular entre las niñas. El Shox había reemplazado al tiburón en el personaje del personaje, con el Lacoste y una gorra/bolsa a juego. Podría haber agregado al atractivo de la cosa, era la clase en ese momento, y este tipo prescribe. Pero no creo, en mi caso. Eran solo los resortes. Líneas agresivas. MUELLES.

El shox es mi choque. ¿Cómo fue posible? Incluso hoy, sigo fascinado por el diseño que me marcó el niño. Ha habido varias versiones, tengo en cuenta el R4 que fracturó la retina, y la que empujará el choque a un nivel aún más alto, el TL. TL para total, en otras palabras, los resortes que ya no forman parte sino toda la suela. A mis ojos era el futuro, y era ella, el verdadero tiburón de betún. El que muerde, con sus asimilables resortes con dientes. MUELLES.

Recuerdo haber preguntado sobre el Shox. Su precio era tan alto que no me atreví a formular la más mínima solicitud a los Damons, habría sido indecente. Simplemente lo tenía en cuenta, como el punto de partida de la pasión, como esta parte de la frustración que nos ha forjado la zapatilla de deporte, y nos hace decir hoy que tenemos los medios, tan pronto como vemos la más mínima pieza de nuestra propia historia, La palabra "COP".

El Shox, no pude tener al policía hasta años después. Y luego, la llama definitivamente ha revivido con el TL como niños y su blanco inmaculado, que permanece hasta el día de hoy el grial al que quiero acceder, porque es la encarnación del sueño de inassouvi del niño que era y el Estética preciada del adulto que soy.

El Shox es mi conmoción, el primer amor que no olvidamos. El diseño más loco, loco hasta el punto de que nunca ha sido unánime, lo cual tampoco es disgustarme. El Shox, nos gusta o lo odiamos, no es posible intermedio.Entonces, en un momento en que Supremo está a punto de reavivar la silueta, dudo que el logotipo de la caja esté llegando al Nimber de Cool hasta el punto de armar una exageración general. Pero en mi opinión, una cosa está clara: "Cop". Para el niño que lo hubiera deseado tanto, me digo a mí mismo que es mi responsabilidad.

picture of author

Alexandre Pauwels

Journaliste sneakers, mode, lifestyle. Auteur du livre "Sneakers Obsession".