Lujo, ropa de calle y colaboraciones... Kim Jones, la revolucionaria

Es uno de los diseñadores más influyentes de nuestro tiempo. Kim Jones es una de las que ha permitido que el streetwear se apodere de las pasarelas, una de las que ha allanado el camino a grandes colaboraciones inimaginables durante mucho tiempo, una de las que sabe manejar la herencia de las casas de las que es responsable con singularidad y modernidad. Con motivo de la celebración de su 49º cumpleaños, el 11 de septiembre, hacemos un repaso de un diseñador que, aún hoy al frente de Dior y Fendi, da pleno sentido al término "vanguardia".

Un prodigio precoz

De niña, Kim Jones viajaba mucho. De Etiopía al Caribe, pasando por Tanzania y Ecuador, este londinense conserva un gusto desmesurado por las culturas, que será la base de su carrera. De vuelta a Londres, estudió fotografía y diseño gráfico antes de ingresar en el prestigioso Central Saint Martins College of Art and Design, donde se especializó en ropa de hombre.

Jones se hizo notar con su colección de graduación, ¡y John Galliano compró la mitad de las piezas! Lanzó una marca con su propio nombre en 2003, que se presentó directamente en la Semana de la Moda, y que gestionó en paralelo con múltiples actividades para diversas entidades -Uniqlo, Hugo Boss, Umbro e incluso i-D y Dazed & Confused-, pero acabó parando en 2008 cuando, a los 35 años, asumió su primer cargo como director artístico en Alfred Dunhill. Sus aclamados diseños le valieron nominaciones en los British Fashion Awards y, sobre todo, le abrieron las puertas de Louis Vuitton.

Un golpe de efecto supremo en Louis Vuitton

Kim Jones se incorporó a LV en 2011 como directora de prêt-à-porter masculino, bajo la tutela de Marc Jacobs, que entonces estaba a cargo de toda la producción de la casa. Tras la salida del diseñador en 2013, ganó en visibilidad. Jones rompió con el estilo reducido de sus predecesores para crear diseños que evocaban nuevos horizontes, centrándose en patrones y estampados. Y pronto, la ropa de calle.

Y así fue como su golpe más famoso llegó en 2017. Amante de la cultura de la calle, el diseñador la honró invocando una colaboración con Supreme en una colección completa. Una alianza inédita que agitó a las multitudes tanto como hizo historia, en la medida en que confirmó la gran tendencia del streetwear en la pasarela. Nombrado director de Dior un año después, mientras Virgil Abloh le sustituía en Vuitton, Jones continuó allí su revolución.

El rey de las colaboraciones

En cuanto asumió la dirección de Dior, Jones introdujo un estilo refrescante que mezclaba sastrería y ropa de calle, y llamó a grandes talentos para que le apoyaran -Yoon Ahn, de AMBUSH, y Matthew M. Williams-, al tiempo que aprovechaba su exitosa experiencia con Supreme. Así que multiplica las colaboraciones, invitando a un artista diferente cada temporada para que cocree la colección con él. Empezando por otra figura de la cultura callejera, KAWS.

Le siguieron Hajime Sorayama, Raymond Pettibon, Daniel Arsham, Shawn Stussy, Kenny Scharf, Peter Doig... y finalmente, para su colección de verano 2022, un tal Travis Scott. Esto fue suficiente para completar su retirada del streetwear, que se había perfeccionado con otra mítica collab con Jordan, en una cápsula textil y dos Air Jordan 1. También al frente de las colecciones femeninas de Fendi desde 2020, Kim Jones no ha terminado de deslumbrarnos. Y para dejar su huella en la historia de la moda.