Choque con adidas y GAP, decisión de "ir por libre"... Crónica de un verano de Kanye West

El verano es una época de culebrones, y el juego de las zapatillas no ha sido una excepción en esta edición de 2022 con un telenovela firmado por Kanye West. En una serie de posts en Instagram, el diseñador atacó a sus dos socios, adidas, con quien conduce YEEZY, y GAP. Entre críticas, acusaciones y amenazas, Ye pegó fuerte, y como siempre puso las formas. A continuación, un repaso de los acontecimientos que marcaron el periodo de crisis y que llevaron a la decisión de "para ir por libre". Sí, Kanye, solo.

Junio, el claqué de la discordia

El enfado de Kanye West comenzó el 13 de junio, tras la revelación de la nueva chancla Adilette 22 con las tres rayas. Hablando directamente con Kasper Rorsted, director general de la marca, Ye declaró que era una "copia descarada" de su YEEZY Slide, "un par de YEEZY falsos creados por adidas" y habla de un "falta de respeto". Evidentemente, el fabricante alemán no se vio afectado y unos días después presentó las adiFOM Q, un par similar a las Foam RNNR, que también fueron criticadas por el rapero.

Agosto, Día de YEEZY (pero no de Ye)

El día de la inauguración del YEEZY Day, un evento de celebración de la gama para el que se han programado múltiples reposiciones, Kanye vuelve a tomar la palabra para criticar a su socio, argumentando que la operación se organizó sin su aprobación y que las reposiciones no le fueron presentadas. Reitera sus acusaciones de plagio - "me roban los colores, me roban los diseños"También mencionó las decisiones tomadas sin consultar e incluso las mentiras de los directores...

Septiembre, GAP en el punto de mira

Después de adidas, Kanye va a por GAP. El 1 de septiembre, Ye afirma que la marca copió los diseños de la colección YEEZY GAP ENGINEERED BY BALENCIAGA. Añadió que no apreció su desalojo de una reunión, la cancelación de una sesión de fotos con sus hijos en Japón o ciertos movimientos estratégicos. El diseñador pone un ultimátum: "realmente tienes que darme la posición de Ye y hacer lo que pienso o tendré que hacer lo que pienso en otra parte" y sobre esta base, prepara el camino para el desarrollo de su marca como independiente. Al hacerlo, anunció su deseo de abrir tiendas YEEZY en todo el mundo, un proyecto que, según dijo, estaba estipulado "... para ser un éxito".contractualmente"en sus asociaciones con GAP y adidas,"que ninguna de las dos compañías hizo, aunque las salvé a ambas". Las amenazas están tomando forma...

Septiembre sigue, las acusaciones siguen contra adidas

El 3 de septiembre, las miras de Kanye volvieron a dirigirse a adidas, y a dos personalidades en particular a las que ridiculizó con montajes: Daniel Cherry III, un ejecutivo de las tres rayas al que parece señalar como el que está detrás de las decisiones tomadas sin su consentimiento, y Ekwan Rhow, un abogado que, según él, fue encargado por el fabricante de equipos para modificar su contrato. Ye continúa con las acusaciones de plagio, añadiendo a ellas una no menos grave "vendiendo falsificaciones de YEEZY en China" y emitió un nuevo ultimátum para la resolución del conflicto.

Dos días después, West volvió a la carga con números. Afirma que adidas le ofreció 1.000 millones de dólares para recomprar YEEZY, una oferta de la que se burla argumentando que sólo con sus derechos de autor ganará 500 millones de dólares en 2023. "Te costará miles de millones mantenerme, te costará miles de millones dejarme ir", afirma, renovando su deseo de ir en solitario, y el deseo de hacerse con un "empresa de calzado o fábricas de calzado"lo que le permitiría convertirse en"el principal responsable de la toma de decisiones". Una declaración aplaudida por muchas personalidades, mientras que el anuncio del lanzamiento de la adiFOM Q, la espuma-comoEl anuncio del lanzamiento de adiFOM Q, la espuma de igual manera, hizo que otros pidieran un boicot a las tres bandas por infringir los derechos de propiedad intelectual. Y a Ye le están creciendo las alas.

"Es hora de que me vaya solo", pronunció finalmente el divorcio

El culebrón de Kanye West encuentra su primer epílogo el 13 de septiembre, en una entrevista con Bloomberg. "Es hora de que vaya soloHa llegado el momento de ir por libre", dijo el diseñador, haciendo oficial su futura separación de adidas y GAP. "Es genial. Hice que las empresas ganaran dinero. Las empresas me hicieron ganar dinero. Creamos ideas que cambiarán la ropa para siempre. Como la Chaqueta Redonda, el Corredor de Espuma, las Diapositivas que cambiaron la industria del calzado. Ahora es el momento de que Ye cree la nueva industria. Más empresas que se interponen entre el público y yo", continúa. Hasta la fecha, ni adidas ni GAP han respondido, y Ye sigue ligado a ellos hasta 2026 y 2030 respectivamente. La situación aún no es irreversible, y se sigue especulando sobre cuáles son las verdaderas intenciones de Ye con sus fuertes arrebatos, que muchos ven como una maniobra para renegociar sus contratos.

Las dudas se disiparon finalmente el 15 de septiembre, con la confirmación del incumplimiento del contrato de arrendamiento con GAP por correo electrónico. No es un trato hecho para adidas, pero no es probable que Mister West dé la vuelta a su Chaqueta Redonda y recoja las piezas. De hecho, está preparando el terreno para su aventura en solitario: además de anunciar que planea abrir campus Donda, futuros centros de productos YEEZY, Kanye ha presentado, a lo largo del verano y a la sombra de sus subtítulos asesinos, una serie de marcas: Mascot Holdings para el desarrollo de ropa, calzado y tiendas, Yeezus para la creación de NFT, juegos, cosméticos e incluso parques temáticos. Sí y sólo sí, ¡parece que estamos ahí!