La colaboración Corteiz, reflejo del amor de los británicos por las Air Max 95

¡Es el gran día! La llegada de las Air Max 95 firmada por el sello londinense Corteizuna gran sensación en el planeta streetwear, de la que salió su primera zapatilla. Con una estética militar, el par no es necesariamente unánime entre los sneakerheads, pero tiene un innegable sabor auténtico. Porque pone de manifiesto el amor de los británicos, y en particular de los londinenses, por este modelo tan especial.

Dios salve a las Air Max

Lanzadas en 1987 con las Air Max 1, las Nike ha acompañado a muchos países en el desarrollo de su propia cultura de la zapatilla y, más allá, de su propia cultura callejera. De hecho, la revolución que se produjo en Estados Unidos en los años ochenta, que estableció la zapatilla como objeto de coleccionista y accesorio de moda, se ha exportado a lo largo de las últimas décadas. años noventa. Una década propicia para esta expansión internacional, entre el auge de las contraculturas musicales que hicieron de la zapatilla un estandarte, encabezadas por el rap; una evolución de las costumbres hacia un mayor desenfado con la llegada del Friday Wear; el advenimiento del lifestyle en definitiva, que se convirtió en un segmento por derecho propio para todos los fabricantes de equipamiento, que hasta entonces sólo se habían centrado en el deporte. Y todos ellos emprenden, durante estos mismos años noventaa conquistar el mundo.

Fue el Swoosh el que salió victorioso y se convirtió en la marca de ropa deportiva número uno de la época. En pleno auge del running, su gama Air Max fue punta de lanza y sus distintos diseños resonaron en regiones concretas, forjando profundos vínculos culturales. Italia se enamoró de las Air Max 97, Francia con la Air Max Plus, que es su "tiburón".Japón con las Air Max 95. Como el Reino Unido, que simboliza por sí solo el éxito de Nike durante esta década, con un aumento del 600% en las ventas de productos ¡con coma!

Los "110", símbolos del grime y emblemas callejeros

Antes de las Air Max 95, los ingleses y más concretamente los londinenses ya se habían enamorado de las Air Max 90. La silueta que inauguró la década era popular en la cultura rave. Se llevaba en las fiestas jungle, garage y drum and bass, la música electrónica que nacía al otro lado del Canal de la Mancha por aquel entonces. Y por una sencilla razón: no había forma más cómoda de bailar durante horas y horas. La AM90 se extendió como la pólvora por el Reino Unido, allanando el camino para el éxito de su hermana pequeña, la 95.

El atrevido diseño de Sergio Lozano causó un impacto inmediato, pero no fue hasta unos años más tarde, a principios del nuevo milenio, cuando se convirtió en un icono británico. Con la llegada de otro género musical, inspirado en los anteriores y mezclado con el rap: el grime. Nacido en Londres e inicialmente underground, con emisiones limitadas a unas pocas emisoras de radio locales y/o underground, el grime estableció rápidamente un código de vestimenta que incluía Nike y Air Max a juego. Las 95 son sus favoritas. Ya se la apodaba la "110" en referencia a su precio en libras esterlinas, lo que apuntaba a una dimensión de estatus, otra razón de su éxito entre los raperos de barrios desfavorecidos que querían ascender socialmente. Con el primer gran éxito del género en 2003, el álbum Boy in da Corner de Dizzee Rascal, al que pronto siguió Skepta en las listas de éxitos, se extendió por todo el país. Desde entonces, tan fieles como el grime a la banda sonora de la cultura callejera londinense, las Air Max 95 han seguido siendo un elemento básico de su vestuario.

Corteiz para la historia

Símbolo de la cultura callejera y sneaker del Reino Unido, las Air Max 95 han visto revivida su aura británica de la mano de Corteiz. La marca de streetwear, que se ha forjado una sólida reputación con sus alocadas caídas y su brillante marketing, siempre ha reivindicado un vínculo con la calle londinense que la AM95 ilustra plenamente. Cuando se anunció la colaboración con Nike, los fans ya esperaban un trabajo en torno a este modelo en particular. Sin duda, no les habrá sorprendido la comunicación desplegada unos días antes del lanzamiento oficial, que juega hábilmente con este vínculo histórico, especialmente a través de un videoclip que multiplica referencias como el número 110.

Corteiz ha querido rendir homenaje al clásico hasta en el diseño, que recuerda a la versión OG Neon con sus detalles en amarillo neón y su disposición en degradado de colores. Sin embargo, al optar por tonos verdes, combinados con el camuflaje del forro para crear un aspecto muy militar, el par no es unánimemente aceptado por los sneakerheads. Pero una cosa es segura, la Corteiz x Nike Air Max 95 tiene esa rara cualidad en un juego saturado de lanzamientos y colaboraciones: cuenta una historia, y una auténtica. Sólo por este aspecto, es una historia de éxito.

picture of author

Alexandre Pauwels

Journaliste sneakers, mode, lifestyle. Auteur du livre "Sneakers Obsession".